viernes, octubre 13, 2006

La balsa de la Medusa en el centro de Santiago

















("La balsa de la Medusa", de T. Géricault)

La balsa de la Medusa en el centro de Santiago

Naufragio otra vez mañana y al atardecer
Atentos sobrevivientes de hoy a la lectura de la carta
sinóptica y al anuncio de los dígitos paralizantes
Tempestad de smog sobre Santiago
circulantes sonámbulos
se atraviesan ante las cámaras secretas
que registran el conteo de robos
a los transeúntes y arrojan certezas
Todos roban
los ojos o la vida el corazón o la vida el silencio o la vida
palos blancos y armas sigilosas punzantes estocadas
la memoria o la vida inscritas en línea directa
con las ambulancias de rescate Help a la deriva
Unidad Coronaria móvil flota allá a lo lejos
quién llega primero por las calles vías de navegación
colmadas de sangre
Sobrevivientes de este mar contaminado
la muerte es una más que espera
condenada al canibalismo
a modelar ropa ajena en una vitrina
con vista al Mercado Mayor del Imperio
Señor Conductor recuerde
ante lo tóxico animación reanimación
Señor Emergency
pantalla gigante plana y llena de vida
Máscaras trágicas representen a los dioses
camillas público presente identifíquense
Dignity No es lo mismo morir en la vía pública
que en un secreto de familia
Caronte se pasea extendiendo sus remos
atrapando náufragos e inocentes
anunciándose con bocinas y neones
Sirenas Tifones Grifos
El tendido eléctrico se sobrecarga de colgados explosiona
Ya abrieron el Hades y están haciendo descuentos
Hoy diez por dos si los seleccionados
demuestran su inexistencia lógica
su respiración artificial su latir mecánico
Oh leit motiv leit motiv
Dónde están dónde van no me dejen
yo también estoy entre los seis mil millones de humanos
más buscados por la muerte estoy en sus anales
reconocida de frente y perfil salgo sonriendo
no puedo negar que me veo bien en el plano de detalle
Si la cámara retrocede un poco y capta por completo la balsa
verán también a Géricault
mientras visita los hospitales
los depósitos de cadáveres los documentos
clasificados la sangre el dolor
la putrefacción y el anonimato
de los participantes para descubrir que se nutren
de los colores fuertes de la verdad
en una balsa como la poesía
un puente hecho de restos
de fragmentos humanos horribles y auténticos
naturales y feos tanto
que a veces es mejor negarlos esconderlos
y decir no sucedió
esta pieza falta porque nunca fue hecha
a usted le falta un pedazo usted no vivió los años
que cree haber caminado por este mismo lugar
usted no es un sobreviviente usted no es de verdad
creo adivinar en su piel un terciopelo de peluche
una luminosidad virtual
vuelva a las alcantarillas o embárquese con Caronte
y asuma las consecuencias
Acepte la fragmentación viva con un órgano menos
o postule a un trasplante
póngase un corazón digital es más seguro
Reconozca que Santiago es el mundo
desbordado de mitos que huelen a niebla
y a bruma y a espera
Y cómo salir si a lo lejos el barco ciego
se desvanece como una ilusión espejismo
que amenaza fuga escapatoria fuera del encuadre
Entonces la salvación cómo llamarla dónde va
en qué dirección navega
Existen de verdad las coordenadas
La balsa es ahora una carroza fúnebre
que despliega su balance fatal sobre las olas
y los hombres que creen estar vivos
en una composición a la deriva
agitan los velos de su desnudez
ante la naturaleza infinita como algas
que un cortejo de lloronas arroja sobre sí mismas

La muerte es una rémora adosada a la balsa con su abrazo
bajo la tensión de un cielo final donde aún sobrevivimos

12 comentarios:

grandchester dijo...

Lo he leído varias veces
y aún no encuentro que decir,
pero estoy trabajando en ello.

Lila Magritte dijo...

Es un grito urbano. Nada más eso, un grito ahogado que resurge de las aguas para pelear por la vida, por una verdadera vida donde nadie se sienta náufrago.
Quiero bajarme de la balsa y que inventemos una tierra firme para sembrar las buenas semillas que nos fueron dadas.
Veo buenas semillas por todas partes... y buenas tierras, el problema es...

grandchester dijo...

Tengo ideas sobre el problema...
Perdóname por el tiempo
y porque no alcanza el cuerpo.

POR DECIR ALGO LIGERO…

El problema es
la desesperanza,
estar muerto de hambre adentro.

El problema es
creer en "esto".

El problema es
creer en el espejo.

Mucho de eso está
en "Ay de los espejos"
en "Pertenencia"
en "El animal que levanta la cabeza"
en "Ajedrez uno"

Perdón por lo asertivo de los textos,
pero tanto aquí adentro grita...
¡Entiendo!
(sé que miento)
que no puedo evitar
hablar con convicción...

Eso es la locura... (no confundir con fe)
Yo no creo ¡Veo!

De nuevo miento,
pero es más fácil
bosquejar algunas cosas
en simple blanco y negro
(luego matizamos)

Perdón, otra vez…
Por el tono
del niño diciendo que
“yo sepo”

Me enredo, fácilmente “pontifico”
y no es bueno…

¡YA!

¡FIN DEL COMENTO!

grandchester dijo...

Te dejé comentarios en tu comentarios a "Hambre vil".

Ah! Ah!....
¡EL FUEGO!

grandchester dijo...

Ya sé que tenía que decir...

ME GUSTÓ MUCHO...
ESA BALSA...

ESO.

Marga dijo...

Jajaja sois la caña, chicas!!

Y no sé qué decir, tal vez agarrada a un madero que no es balsa? que no es tierra? pero de momento, sólo a días, sigo sin sentirme cadáver y también pienso en semillas...

Ajá, y me gustó (encantó)

dr. Vicious dijo...

Feliz viaje, Lila Magritte, y ojalá no sea en esa balsa...

Dyitz dijo...

La muerte, entre muchos conceptos, es la razón mas justa que hemos encontrado de hilar una historia y contarla antes de que el tiempo se acabe.

Hermoso texto. Saludos!

grandchester dijo...

Buenas noches.

grandchester dijo...

Hola Vida.

Sólo te saludo
para registrar mi sed que pasa
soñando leches tibias.

Hambre del decante
de tu alma
alimentando mis pupilas.

mentecato dijo...

Deslumbrante.

Su lectura son muchas lecturas. Tiene los ojos de muchos reinos. Viene y va. Es un monstruo sin tiempo. Quizá del fenicio viene su boca en llamas gritando el peregrinaje del hombre. Quizá desde un idioma por inventar en mil años más remonte esa misma boca en llamas hasta el instante en que a la locura Dios se le ocurrió crear al hombre.

Lila Magritte dijo...

Gracias por sus comentarios, queridísimos amigos de las islas y los bosques secretos.